Soundtrack

1990 | 7x60 min | Stereo

Soundtrack

textos

Jordi Beltrán y Manuel Huerga por Marie Espeus

Sobre el proyecto

por Manuel Huerga | julio 1990

La radio y la televisión tienden generalmente a repetir, con más o menos acierto y profesionalidad, unas fórmulas inventadas hace tiempo simplemente porque han demostrado una aceptación activa o pasiva por parte de la audiencia. En este sentido, los debates, el locutor que explica cosas o presenta novedades, las entrevistas con gente famosa o noticiable, se repiten sin cesar en la programación de cualquiera de éstos medios. Pero a menudo, uno tiene la sensación de que siempre, o casi siempre, te están intentando vender algo: personas, electrodomésticos, canciones o el ideario de un partido político –casi siempre el del que está en el poder.

Cada vez es más difícil encontrar programas de radio, o de televisión, que ofrezcan cosas que, como los sueños, no se pueden comprar.

"Soundtrack" parte de la idea de llevar a cabo un programa radiofónico para activar la capacidad de imaginación del oyente. Como su título indica, pretende ser la banda sonora, sin narrador, de una película cuyas imágenes debe poner quien lo escucha. Su formato, monográficos de sesenta minutos, intenta evocar en el receptor todo el universo de sonidos, músicas y canciones que corresponden a un mismo paisaje sonoro. Estos paisajes pueden ser literalmente geográficos y contemplativos, pero también describen viajes, recopilan materiales sobre un determinado tema o género, e incluso nos transportan a estados anímicos o mentales. En unos casos, el objetivo es provocar la relajación de los sentidos, en un intento de terapia sedante o, si se prefiere, descaradamente escapista. Pero en otros, "Soundtrack" posiblemente puede llegar a inquietar.

Para obtener un máximo aprovechamiento de las posibilidades que ofrece "Soundtrack", se recomienda seguir las siguientes recomendaciones:

1. Grabar el programa en una cinta de cassette que admita 1 hora por cara.

2. Efectuar la escucha con auriculares; "Soundtrack" es un programa individual.

3. No interrumpir la audición. Es preferible esperar situaciones adecuadas, como por la noche, a oscuras en la cama, tomando el sol, o durante la siesta. No es aconsejable escucharlo en el coche.

Catalunya Ràdio ensaya nuevas fórmulas musicales

por Llàtzer Moix en "La Vanguardia" | 11 julio 1990

La emisora Catalunya Ràdio presentó ayer su programación de verano, que incluye el estreno de un singular programa musical, "Soundtrack", que, creado por Manuel Huerga, supone la incorporación al medio radiofónico de aquél estilo del programa "Arsenal" que tanta fortuna obtuvo hace unos años en la televisión con su emisión en TV3.

Confeccionado por Manuel Huerga, Jordi Beltrán y Carles Cayuela, el programa consiste en activar la imaginación del oyente: como la banda sonora de una película sin voz narradora, sólo que las imágenes debe ponerlas quien escucha. En palabras de Manuel Huerga, «"Soundtrack" quiere provocar en el oyente un estado de sensaciones, un estado mental que puede ser de relajación o en otro caso de escapismo». En este sentido, Jordi Beltrán añade que incluso algún programa puede resultar «desagradable» para el receptor, como uno que describe la sucesión de una pesadilla.

Súbanse a esta radio

La música que nos ofrece la radio consigue, en ocasiones, exaltar nuestros sentimientos. Las canciones que emite la radio valen para transmitir historias de amor –más o menos bobas–, de conflicto generacional, de fiesta o de odio al sistema, y también para pervertir los gustos populares y engrosar los caudales de las avispadas discográficas.

Así era hasta la fecha. Ahora el panorama se ensancha. En adelante, la música de radio servirá también para viajar. Para ir a África, al espacio exterior o al universo de la mitomanía. Para embarcarse y surcar los mares, para dar la vuelta al mundo en tren o para visitar los límites de la cordura. Ésta es al menos la propuesta de "Soundtrack", el programa sin palabras que supone la llegada del estilo "Arsenal" a la radio, y que propone una película sonora, a la que cada oyente debe dotar de sus propias imágenes.

De la audición de éstos espacios se deducen tres certezas. Primera: la magia de la radio nos espera a años luz de esos protagonismos encarnados por los fatuos del micrófono. Segunda: el concepto sólido se camino en cualquier medio de comunicación. Y tercera: las posibilidades narrativas, evocadoras, sugestivas y transportadoras de estos collages musicales son tan sorprendentes como infinitas.

Súbanse a esta radio –que se acerca como pocas a un inédito radioarte– y conocerán mundos que sólo cada uno de ustedes puede explorar.



© 2005-2015, Manuel Huerga | by Permanent | gráfica Bloomdesign.biz | este website usa SPIP