presentación

Operación Malaya Como todas las buenas historias en el caso de la "Operación Malaya" la realidad imita al arte o dicho de otra forma, la historia del desmantelamiento de una de las mayores redes de corrupción europeas tiene ecos de narración épica, de personajes más grandes que la vida que se sacrifican por su comunidad.

Miguel Ángel Torres, el juez protagonista de nuestra historia, es un granadino que desde joven ha visto la corrupción marbellí y que cuando años después vuelve a los juzgados de la ciudad descubre que sigue totalmente contaminada. Junto a él actúan dos ayudantes de sheriff, Campo y Linares, policías malagueños que están agotados de ver como todos los delincuentes de España y de Europa tienen Marbella como paraíso de impunidad y de luz.

Operación Malaya Puede ser que al haber nacido allí tengan una conexión con la naturaleza, con la tierra distinta a los que llegan como buscadores de oro manchado de droga y sangre, pero la realidad y lo curioso es que de los muchos implicados casi ninguno era de Andalucía y prácticamente ninguno de Málaga. Juan Antonio Roca de Murcia, Isabel García Marcos de Salamanca, y así un largo etcétera de forajidos que acudieron en los noventa a una tierra sin ley que consiguió anular a muchos jueces honorables.

Hasta que llegó Miguel Ángel Torres.

Es fácil dejarse llevar por la corruptela, por el «no hay nada que se pueda hacer», pero cuando llega alguien como Torres, un personaje que remueve las conciencias, que actúa, la gente empieza a cambiar, a asumir que la corrupción no es el estado natural de las instituciones.

"Operación Malaya" es una historia real, nuestra, auténtica. Por eso el tono de las conversaciones de Roca y sus secuaces está sacado directamente del sumario. Algo que va más allá de la banalidad de mal y se acerca a una especie de patetismo de la corrupción, pero corrupción al fin y al cabo. Por eso al oír como hablan estos seres de no demasiados recursos mentales para llevar a cabo sus trapicheos, que les reportaban en un instante un dinero que a otros nos cuesta ganar años, se produce una sensación fascinante entre la repulsión y la simpatía. Una conversaciones que están entre Azcona y "El Padrino".

Operación MalayaOtro elemento fascinante es el proceso de trabajo policial. Como encajaban unas empresas tapadera con sus dueños, como llegaban a ver quién estaba detrás del dinero. El atrapar a Roca no fue un asunto de persecuciones y tiroteos, que los hay, sino de trabajo de despacho agotador durante años.

Y por último y lo más importante de esta historia, es Marbella, su noche. Las conversaciones de móviles entrecortadas y trepidantes con el ruido de un ferrari de fondo. Las discotecas plagadas de popularidad efímera, música hortera y drogas. Las gigantescas grúas edificando continuamente, como si pudieran llegar a construir sobre el mar. La ciudad que tiene más millonarios de Europa por metro cuadrado, y más modelos, y más jeques, y más mafiosos. El mejor clima y los mejores asesinos. Una ciudad hipnótica y peligrosa a la que se enfrentó le juez Torres. Si triunfó o fracasó no nos corresponde a nosotros, si no al espectador.

Esto es Marbella. Esto es la Operación Malaya.

Sinopsis

Operación MalayaEl juez Miguel Ángel Torres llega a su nuevo despacho en Marbella para investigar una serie de irregularidades relacionadas con la construcción de un hotel. No podía imaginar que ese caso acabaría convirtiéndose en uno de los escándalos urbanísticos con mayor eco mediático de la historia de España. Paralelamente, los inspectores Campos y Linares, de la Unidad de Droga y Crimen Organizado, logran detener a un narcotraficante que está relacionado con la trama inmobiliaria. Todo empieza cuando, sintiéndose estafado tras una partida de póquer de la que ha salido desplumado, uno de los implicados decide tomarse la revancha contra sus compañeros de juego poniéndose en contacto con las autoridades.



© 2005-2015, Manuel Huerga | by Permanent | gráfica Bloomdesign.biz | este website usa SPIP