anterior | siguiente

Beijing 2006

15-08-2006 | por Manuel Huerga | apuntes

Beijing se prepara para organizar unos Juegos Olímpicos que estoy seguro van a deslumbrar a más de medio mundo. Lo he podido comprobar personalmente gracias a la amable invitación del Canal 5 de la CCTV (China Central Televisión) para participar en un programa especial dedicado a las ceremonias olímpicas, y que he compartido con algunos de los más prestigiosos colegas de este género tan singular, como mi bien conocido Ric Birch (Los Angeles, Barcelona, Sydney), David Zolkwer (Atenas) y David Atkins (Sydney). Mi presencia allí llevaba implícito un reconocimiento al hecho de que Barcelona’92 supuso un cambio radical en la concepción de tales eventos y puede decirse que ha ejercido una clara influencia en las tres citas olímpicas posteriores de Atlanta, Sydney y Atenas. Y acepto tal reconocimiento sin ningún tipo de chauvinismo, simplemente como un merecido homenaje hacia el decisivo papel que tuvo su productor, mi querido y admirado Pepo Sol.

Beijing 2006

El programa se emitió en directo el pasado 8 de agosto, cuando faltaban exactamente dos años para la inauguración de los Juegos. A lo largo de más de tres horas, tuvimos ocasión de repasar la historia de las ceremonias olímpicas, contar toda clase de anécdotas, descifrar las claves del éxito o el fracaso y analizar las ideas y las imágenes que han marcado cada una de ellas. También nos permitimos dar algunos consejos y sugerencias, incluso cuando nos preguntaron a cada uno cuál había sido a nuestro juicio la mejor, ante el estupor de los presentes me atreví a decir que la mejor "ceremonia" de los Juegos había sido la película de Leni Reifensthal "Olympia". Y la verdad es que mi apuesta por la creatividad visual no iba tan desencaminada. Beijing’08 está en muy buenas manos: han encargado a su más premiado e internacional director de cine Yimou Zhang la Inauguración y Clausura, y cuentan con un equipo de asesores de lujo entre los que sin duda destaca de manera singular Steven Spielberg. No nos sorprenderá pues ver volar acróbatas olímpicos a través de las ramas de hormigón que dan forma al espectacular Nido del Pájaro, nombre del Estadio Olímpico que tuve el privilegio de visitar en el ardor de las obras. Prometedor escenario pensado para albergar el mayor espectáculo del mundo.

Beijing 2006

Porque las ceremonias olímpicas se caracterizan precisamente por poner en escena ante miles de millones de espectadores de la aldea global una suerte de state-of-the-art de las artes escénicas (escenografía, teatro, danza, circo, magia, efectos especiales, música, sonido, iluminación) combinadas con las últimas tecnologías de la poderosa televisión. O sea, el no va más. Pero también, y no menos importante, suele ser una tarjeta de presentación de una ciudad, de un país y de una cultura. Tratándose de China, se puede predecir sin error que vamos a asistir por fin al famoso -y temido- despertar del "misterioso" gigante asiático bajo el eslogan "Un mundo, un sueño".

Beijing 2006

El mismo día que volaba hacia China, leía en un artículo de José Reinoso en "El País" que Beijing estaba destruyendo su pasado. Dicho artículo describía ese "inevitable" efecto colateral que parece ir estrechamente ligado a los eventos olímpicos y que tiene como víctima principal los poco presentables y menos rentables barrios viejos y suburbios, que por mucho encanto o valor histórico que tengan, son modernizados a una velocidad de vértigo por un faraónico ejército inmobiliario. Yo había visitado Cantón y Shanghai hace exactamente veinte años. Recuerdo riadas de gente en bicicleta hormigueando arriba y abajo al compás del gracioso "ring-ring". Y apenas el taxi que me llevaba de un lado a otro rompía aquella extraña armonía. Supongo que Beijing era algo así. Ahora proliferan lujosos centros comerciales y edificios de oficinas sobrecogedores, gigantescos, auténticas ciudades verticales con formas tan sorprendentes que me han recordado más que nunca la futura "Metrópolis" de Fritz Lang. Y las bicicletas, en occidente símbolo creciente del desarrollo sostenible, allí han dejado paso al "run-run" de los coches. Dentro de nada, Beijing -y toda China- le dará cien vueltas a su alter ego Hong Kong.

Beijing 2006

Pero todo ese progreso también han envuelto a Beijing en una permanente nube al más puro estilo "Blade Runner". Los primeros días pensé que era niebla pero luego empecé a inquietarme y acabé preguntando a la siempre atenta Yan Dong si alguna vez veían el sol. Y con una sonrisa me dijo que no. Pero el sol calienta igual, o más, con unos niveles de humedad a los que es difícil adaptarse en tan poco tiempo. Necesitaba cambiarme de ropa dos o tres veces al día. Y una vez, sólo una vez, abandonamos Beijing para visitar la Gran Muralla. Creo que no he visto llover más en toda mi vida. Aunque aquella era una nube de verdad, lo cierto es que tampoco me dejó ver el sol y, lo que es peor, a duras penas cien metros de visibilidad de la Gran Muralla. Y por supuesto, aquél día también me tuve que cambiar la ropa mojada. De regreso a la primera nube me preguntaba sobre el mundo y el sueño que nos quiere proponer Beijing.

Beijing 2006

ACTUALIZACIÓN:

Pekín 2008: que todos vean a qué se juega en China un texto de Amnistía Internacional

por Amnistía Internacional

Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 son un escaparate a través del cuál China quiere mostrarse al mundo. Pero, ¿qué es lo que quiere mostrar exactamente?

En Amnistía Internacional estamos seguros de que el gobierno chino no desaprovechará la ocasión para exhibir la pujanza económica de su país, su desarrollo tecnológico, su tremenda capacidad organizativa… y tampoco nos cabe ninguna duda de que hará todo lo posible para ocultar la otra realidad de China.

Allí se producen más ejecuciones que en ningún otro lugar del mundo, y la pena de muerte se aplica sobre 68 delitos —algunos de ellos económicos— con prácticas tan escalofriantes como la extracción inmediata de los órganos de los ejecutados.

También se reprime a los periodistas, se censura Internet, se encarcela y se tortura por delitos de conciencia... Las propias autoridades chinas prometieron mejoras en los derechos humanos si su candidatura olímpica era elegida: ahora deben demostrar al mundo que cumplen esa promesa.

Mucha gente, dentro y fuera de China, espera que los Juegos Olímpicos impulsen una era de cambios en el gigante asiático, pero nosotros creemos que se necesita mucho más para mover a ese gigante.

Ahí es donde entras tú. Firma ahora nuestra petición.

Trailer Pepe & Rubianes
Estreno: 23-12-2011

Últimos proyectos

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

Todo (mapa web)

banner

Cuentas 2.0

Archivo del blog

Suscripción

Tu email (by FeedBurner)

Manuel Huerga


Enlaces externos recomendados


© 2005-2011, Manuel Huerga | by Permanent | gráfica Bloomdesign.biz | este website usa SPIP