anterior | siguiente

Ars Rosarum

09-05-2009 | por Manuel Huerga | apuntes

Ars Rosarum He tenido el insólito privilegio de formar parte de un Jurado Internacional cuyo cometido era premiar las rosas más bellas, más aromáticas y más originales en la novena edición del Concurso de Rosas Nuevas que cada año organiza Parcs i Jardins del Ajuntament de Barcelona en la rosaleda de Cervantes. No hace falta decir que mi ignorancia sobre el tema era total, y más aún cuando te ves intimidado entre medio centenar de especialistas venidos de todas partes del mundo. Pero está claro que era precisamente mi neófita mirada lo que interesaba para contrarestar tanta endogamia gremial. De modo que una vez superados mis complejos gracias a la generosa inmersión sobre el tema que recibí de un puñado de nuevos y ya entrañables amigos, la velada se convirtió en una experiencia inolvidable que sólo espero tener la oportunidad de poder repetir en alguna ocasión. En mi caso, además, ha supuesto una oportunidad única para practicar la fotografía.

(fotos en Flickr)

El mundo de la rosa es como el de la moda y también se rige por las tendencias. Hay diseñadores, más conocidos en este sector como obtentores, que cada año presentan sus nuevas creaciones en pasarelas donde los productores eligen lo que se va a llevar la próxima temporada. A partir de aquí, el cultivo masivo de rosas nuevas pone en marcha un operativo industrial de dimensiones monumentales inimaginables hasta hoy para mí y cuyos detalles te pueden dejar casi sin habla. Por ejemplo, me llamó particularmente la atención descubrir que en el mundo de la rosa también existe el top manta, o sea las copias piratas. Para obtener una rosa nueva se requiere una notable inversión y sobretodo varias primaveras. Como es lógico, ese paciente esfuerzo creativo se protege con un copyright. Pero nada más fácil que crear una copia ilegal en el momento que puedes adquirir ese ejemplar en tu floristería habitual. Y como en el caso de la música no sería delito si no se intentase sacar beneficio de ello.

Ars Rosarum Todo eso explicaba la presencia del comensal que tuve el lujo de tener a mi lado en el transcurso del almuerzo ofrecido al Jurado, el Dr. José Ignacio Cubero, Catedrático de Genética del la Universidad de Córdoba. Éste sevillano, afincado en la ciudad de las tres culturas desde hace más de 20 años y habitual en éste y otros muchos concursos del ramo, explicaba las técnicas que utilizan en su cátedra para resolver casos dignos de CSI que permiten revelar la procedencia de ejemplares sospechosos de fraude a través del análisis de su ADN. Con proverbial ingenio andaluz, las anécdotas florecían sin parar en una mesa prestigiada también por maestros de jardinería, ingenieros agrónomos, productores, biólogos e incluso nostálgicos jardineros mayores. Se hablaba de fragancias con tanto vocabulario como el que se adjetivan los vinos, sobre las rosas más famosas y preciadas, de mutaciones curiosas, de la rosa Linda Porter –un ejemplar único que Cole Porter adquirió en Catalunya para su esposa Linda–, o de la vuelta al mundo que literalmente puede hacer una rosa cultivada en Huelva hasta llegar a tus manos en Barcelona. Embriagado de una conversación tan fascinante como novedosa para mí, no pude evitar pensar en Süskind, en la seda de Baricco, en Indiana Jones y si me apuran hasta en el Cártel de Medellín. En definitiva, en una película de hermosa y perfumada intriga que si no me equivoco todavía está por hacer.

Videoclip de "Where The Wild Roses Grow" de Kylie Minogue y Nick Cave:

Trailer Pepe & Rubianes
Estreno: 23-12-2011

Últimos proyectos

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

banner

Todo (mapa web)

banner

Cuentas 2.0

Archivo del blog

Suscripción

Tu email (by FeedBurner)

Manuel Huerga


Enlaces externos recomendados


© 2005-2015, Manuel Huerga | by Permanent | gráfica Bloomdesign.biz | este website usa SPIP